Frente al olvido, Bojayá vive