El Gobierno de Panamá incumple la ley para impedir la entrada de periodistas y defensores de DDHH expulsados ilegalmente en 2011