La industria extractiva petrolera puede considerarse como el paradigma de lo que se conoce como megaproyecto, especialmente por la imposición de un modelo determinado de desarrollo y por los impactos que causa en los territorios y sobre las poblaciones de las zonas de exploración, explotación y transporte de crudo. Su importancia económica como principal motor energético durante todo el siglo XX ha convertido al petróleo en un “recurso” geoestratégico vital para cualquier Estado del mundo, llegando a ser causa de guerras, de grandes ‘bonanzas’ y de dramáticas crisis económicas. La dependencia del petróleo sigue siendo muy acusada para la mayor parte de la población planetaria.

Jorge Mata © Surimages

La industria petrolera se ha caracterizado por sus pocos escrúpulos a la hora de maximizar la rentabilidad, con consecuencias brutales en las zonas de producción (ampliable a otras zonas si se consideran los grandes derrames en océanos y mares) y siendo muy poco equitativa en el reparto de beneficios.

La producción industrial de petróleo se inició en Colombia hace 105 años y ha sido sinónimo de violencia, exterminio, disgregación social y pérdida territorial para muchos pueblos indígenas. De ello da constancia la memoria histórica de los pueblos Bari, Inga, Kofán, Sáliba, Siona, Pijao, Sicuani y U’wa entre otros, que han visto como la actividad petrolera redujo dramáticamente sus territorios y sus pueblos. Otros pueblos, como los Yariguies desaparecieron frente al acoso de la industria petrolera sin que haya quedado apenas constancia histórica del atropello.

La industria petrolera ha actuado tradicionalmente como agente activo en el exterminio físico y cultural de los pueblos indígenas en Colombia y muchas de las zonas donde se identifica la posible existencia de yacimientos de hidrocarburos están ubicadas en el subsuelo de Resguardos  o de territorios ancestrales indígenas.  Esto sitúa a muchos pueblos indígenas en un estado de gran vulnerabilidad. Con la llegada de las empresas de explotación de hidrocarburos llega la vulneración del territorio, el debilitamiento cultural de las comunidades, la violencia armada del ejército y de los grupos ilegales, la inseguridad alimentaria, la contaminación y el deterioro de la salud …

Documentos

Abrir y descargar el documento haciendo clic en la imagen

Otros documentos de HREV relacionados con este tema:

Pueblos indígenas en riesgo de extinción y Open Round 2010 (pdf)

Cartografía

tp2_hc6

Cartografía del Atlas Tierra Profanada disponible en Geoactivismo– Mapas sobre hidrocarburos

Deja un comentario